DESCONSUELO

Ciego, soberbio en mi ignorancia me regocijaba creyendo que la música no cesaría nunca de ensalzar mi gloria.
Vivía deslumbrado por una continua explosión de fuegos artificiales de estridentes y maravillosos colores, que se apagaron con tu abandono y las sombras de esta interminable noche.
Sentir cómo aquellos días se fueron como la sangre de la herida y que luego todo, todo será ya imposible.
Un triste y fúnebre velo cubrió mi alma aletargada.
El rostro amado se borró.
Se apagaron los sueños y las ansias.
Hipnotizado por el loco deseo de no poder volver a ver a mi tesoro, viví el dolor del duelo sin un lugar donde ir a llorar.
Hijo del desengaño, rabioso, lancé el grito justificado que arranca del alma mutilada.
Ni el alcohol pudo abrir de par en par las puertas del olvido.
Grité al viento la blasfemia del desesperado que, sintiéndose inocente, se encuentra en la cárcel de pronto y sin remedio.
Cuántas veces no te asesiné para poder, después, resucitarte con mis besos.
Mi alma se empezó a secar.
Insensible y muerto, llevando ya el infierno en el alma, a partir de entonces con mi vida monstruosa como la de un autómata, ya divorciado absolutamente del mundo, me uní a los eternos olvidados.
La Indigencia. Esa pesadilla tremenda, donde todo es monstruoso, bárbaro y miserable.
La Calle, donde morir de muerte inacabable en la fosa común del olvido. Esa vida horrible, sin una caricia dulce, suave y amorosa.
Incapaz de resurgir de mis propias cenizas sigo renovando cada día los votos de miseria y aflicción.
Y jamás al evocarte renegaré de ti, luciérnaga pequeñita instalada hasta el día de mi muerte entre los hilos de la telaraña de mi corazón.
Porque mis lágrimas han oxidado y sellado para siempre los goznes de las puertas del recuerdo que nunca ya podrán cerrarse.
Y nadie me doblegará a lamentar aquellos años fugaces de felicidad arrebatadora, cuando todo el cielo era sólo para mí.
Porque todo el cielo eras solamente tú.

~ por miquelfuster en noviembre 23, 2010.

6 comentarios to “DESCONSUELO”

  1. Hola Miguel, a veces se nos permite recuperara la personas perdidas, pero eso no esta solo en nuestra mano, cada persona tiene sus sentimientos y eso no lo podemos controlar, si no se puede recuperar a los seres queridos tienes por lo menos que intentar desagraviar el daño producido, piensa en como puedes hacerlo, intentarlo te ayudara a soportar el peso de la culpa.
    Epero que poco a poco te ilusiones y que podamos disfrutar de una nueva historia escrita y dibujada por tu mano maestra.
    Un abrazo.

  2. Qué bonito y qué triste al mismo tiempo. Espero seguir leyendo cosas tuyas. Ánimo y un abrazo.

  3. Buen poema, Miquel. Haces bien en descargar con tanta elegancia, el pesado fardo de esa mochila que no cesa, esos recuerdos asfixiantes que ya son parte de nuestra propia carne. No queda otra que convivir con ellos,… después el dolor ya no será tan punzante, de eso puedes estar seguro. Ánimo y a seguir la terapia con ese “savoire faire” tan chulo. Un abrazo

  4. Adelante colega sigue trabajando…tu trabajo sera tu escudo, vuelve a la pintura ella nunca te decepciona.

  5. Me ha dejado impresionada tu historia Miguel, te seguiré leyendo. Un abrazo.

  6. Fué un placer conocerte junto a Luis García en Palma Octubre 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: