EL DESPERTAR DEL ANIMAL.

El maestro Blog

La esclavitud del recuerdo. Los recuerdos, los cuales se alternan a nuestro alrededor en una danza cada vez mas distante, cada vez mas lejana, en una vorágine angustiosa envuelta en ecos de ecos de ecos.

Años pasados en esta soledad que es el examen implacable de uno mismo. La tragedia del hombre sometido a la indigencia que le aparta de la condición humana, y la conciencia que vamos tomando de que nuestro yo acaba infectado de animalidad.

La desvalorización de la persona humana cansada por la hosca e indecible monotonía de esos años sin huella, y el despertar del animal bajo la cobertura desgarrada, aborrecible, de nuestro presente que es puramente odioso.

Espectralmente solitarios entre nuestros propios compañeros, esqueléticos y demacrados hasta la inhumanidad, todo en nosotros parece de pronto coincidir con un helado paisaje de ultratumba.

Una vida arrastrada, donde despertar sobresaltados de los sueños incoherentes que cruzan nuestro cerebro, por grandes ratas que parecen haber surgido de la nada y nos observan con sus ojos malignos, mientras se pasean por las noches entre los escombros de las casas abandonadas donde buscamos cobijo.

Tomar conciencia de nuestra degradación. Y llegar a creer con una seguridad aterradora que nuestra caída es el justo castigo merecido a nuestra ignorancia, debilidad y miedo.

Después de haber vagado errantes por entre mil intrincados laberintos, venimos a encontrarnos en el mismo punto de partida; o lo que es todavía peor, estacionados en un peligroso y aniquilador sin vivir de resentimiento y de odio contra el mundo. Contra el que estalla, sin inmutarle, nuestra cólera de condenados.

Arrebatados al fluir de la vida clamamos nuestras tragedias. Juguetes rotos y desechados que envueltos en nuestra fatal ceguera nos lamentamos en vano.

De nuestra angustia se ríen los que un día nos alabaron. Y la injusticia y el olvido es la roca donde naufraga nuestra dicha de otro tiempo.

Y morimos, y nadie llorará ni guardará nuestro recuerdo.

~ por miquelfuster en junio 5, 2014.

3 comentarios to “EL DESPERTAR DEL ANIMAL.”

  1. Leer un texto tan lleno de desolación hace replantearse montones de cosas, pero en tu caso, Miguel, no se si lloraran cuando no estés, pero recordarte seguro que sí, todos los que han asistido alguna vez a tus charlas sobre el duro mundo que se vive en la calle es imposible que olviden lo que cuentas, además tus albums, tus pinturas,toda tu obra, por suerte está ahí, para que nosotros, los que hemos tenido la suerte de conocerte, y los que vengan después te tengamos siempre en nuestro pensamiento. Eres único e irrepetible. Un abrazo.

  2. Cuantas verdades miguel

  3. miguelin……como siempre,lo clavas amigo mio.un abrazote de susi y mio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: