Muertos todavía en pie

Muertos todavía en pie

El instante de despertar es el más fatal para los infortunados. La calma de la ideas, el olvido momentáneo de los males, en ese momento, desaparece, y todo nos hace ver la desgracia con más fuerza, y todo nos hace entonces nuestra carga más insoportable.

Un violento acceso de dolor viene a asaltar nuestro ánimo en ese cruel momento de despertar. No puedes soportar la horrible idea de verte sumergido en la indigencia, el estupor ante esta pesadilla interminable, y el hundimiento de tu vida.

Desterrados, cautivos de la miseria y del alcohol, asistimos indefensos y dolientes frente al horrible espectáculo que nos ofrece la crueldad y el odio, y una desgarradora indiferencia y desprecio.

Siempre en perpetua angustia y desconsuelo, la inquietud y el desorden, desbaratados y perdidos, ciegos los ojos y el espíritu a los sangrientos soles que se mueren y qué jamás ya renacerán.

Todos los días iguales, los terrores y las fatigas, todo el orgullo pisoteado, la imprevisión y desperdicio de nuestras vidas con un agrio y áspero sabor pegado al paladar.

Y con todo ello una tristeza, un vacío, una impresión de fracaso, actividad estéril, bancarrota moral, corrompida el alma y el corazón desierto. La lejanía de la juventud y la vida en fuga, con ese horizonte que se pierde, según nos vamos desarraigando del mundo.

Los recuerdos tristes, las antiguas lágrimas que son lo más puro, noble y precioso que nos queda del tiempo que pasó, reliquias de nuestra pasada felicidad, ecos de nuestros antiguos sollozos.

Muertos todavía en pie, en nuestra peregrinación por las calle sin rumbo, vivimos obsesionados por los recuerdos antiguos. Con la sensación aguda y dolorosa del tiempo que huye para no volver. Fantasmas de otro mundo, de ese mundo del ayer, tan vivo, tan cercano, tan presente y sin embargo tan remoto y perdido para siempre, perpetuado solamente con nuestras lamentaciones por nuestras vidas crucificadas y rotas.

~ por miquelfuster en agosto 18, 2015.

3 comentarios to “Muertos todavía en pie”

  1. Como siempre das en el clavo.tus palabras son por desgrcia muy verdad.un saludo.

  2. El despertar de los que vivimos a cubierto, en nuestra comodidad y bienestar, si se tiene un mínimo de sensibilidad, leyendo tanta desolación, se convierte en un despertar inhóspito, infeliz y triste, porque hay algo común a todos, y es que el pasado no volverá.

  3. El pasado forma parte de nuestro presente, es una parte de nuestra vida, en mi caso yo no estoy orgulloso, estuve una larga temporada en el infierno del alcohol, pero aprendí a vivir sin el, y admitir que hoy en día ese pasado forma parte de mi presente y que me acompañara hasta el final de mis días
    Muchas gracias Miguel por mantener este blog, seguir pintando y publicando tu obra
    Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: